escut de la catedral

La Catedral de Valencia

Edificio

El aspecto actual de la Catedral de Valencia es fruto de la superposición estilística, al igual que sucede en otras construcciones de este tipo. Se trata de un edificio de planta gótica, de tres naves, con crucero cubierto con cimborrio y ábside poligonal.

El templo comenzó a construirse en 1262 sobre el solar de la antigua mezquita, de acuerdo con las trazas de Arnau Vidal. Los elementos arquitectónicos que la singularizan correspondes cada uno de ellos a épocas diferentes. Así, la Puerta del Palau o de la Almoyna constituye un elemento claramente diferenciado del resto, y aunque no conocemos con exactitud la fecha en que comenzaron las obras, parece que fue levantada entre 1260 y 1270. La portada es abocinada, con seis arquivoltas de medio punto que apoyan sobre finas columnas. Su estilo es románico, pero con influencias orientalizantes y mudéjares.

La Puerta de los Apóstoles, recayente a la Plaça de la Mare de Déu, empezó a edificarse hacia 1300. Se sabe que, desde 1303, el maestro de obras de la catedral era Nicolás de Ancona (o Autun), pero no se ha hallado ningún documento que confirme ni la fecha ni el autor de esta portada que, desde el punto de vista estilístico, tiene influencia francesa. Las esculturas de los apóstoles estaban policromadas.

A mediados del siglo XIV, se construyó, alejada del cuerpo principal, la Capilla del Santo Cáliz. La obra se ejecutó entre 1356 y 1369, bajo la dirección del maestro de obras Andrés Juliá. En un principio, la capilla se destinó a Aula de Teología; más tarde, fue Aula Capitular catedralicia, y ya en nuestro siglo, se dedicó al Santo Cáliz. En la última década del siglo XV, Pere Compte y Asensi Fos concluyeron el pasadizo que unió a la Catedral, de forma definitiva, el edificio exento. En el interior, además de la bóveda estrellada, destaca el retablo, cuyos paneles proceden de la antigua fachada gótica del trascoro, obra del arquitecto Antonio Dalmau y de Julià Florentí, realizada en 1441 y 1446.

En 1381 Andrés Juliá inició los trabajos para la erección de una torre exenta llamada "Campanar Nou" o "Torre del Micalet", por el nombre popular de la campana de las horas. De planta octogonal, con cuatro cuerpos separados por impostas, es tal vez el monumento más característico de la ciudad. A partir del siglo XV, el campanario quedó unido a la catedral gracias a la prolongación de las naves realizada por Pere Compte. Hasta el siglo XVII, la torre no contó con la espadaña que hoy en día la remata, por lo que el "Micalet" se sostenía mediante una estructura de madera. A lo largo de su historia, el Campanar del "Micalet" cumplió funciones de faro, torre de vigilancia, e incluso plataforma para castillos de fuegos artificiales. La ciudad corría a cargo de las iluminaciones que se hacían para las festividades extraordinarias.

En 1566, y bajo la dirección del arquitecto Miguel Porcar y del carpintero y tallista Gaspar Gregori, comenzó la construcción de la Llotjeta dels Canonges o Balcones del Cabildo, galería que rodea exteriormente el deambulatorio y que recae a la Plaça de la Mare de Déu.

En 1703, el alemán afincado en Valencia, Conrado Rodulfo, proyectó la fachada principal, conocida como la "dels Ferros", por la verja que la rodea. Francisco Vergara el Mayor, Francisco Stolz e Ignacio Vergara, concluyeron la obra. Al ser su planta curva, el paramento cóncavo que origina creó un singular y estudiado efecto de perspectiva, desvirtuado en la actualidad a causa de las modificaciones del entorno urbano.

A partir del último tercio del siglo XVIII se puso en marcha un proyecto de renovación del edificio, cuya intención era la de dotarlo de un aspecto homogéneo, soslayando la yuxtaposición estilística derivada de la lentitud de su proceso constructivo y de la carencia de un plan director. La obra corrió a cargo del arquitecto Antonio Gilabert Fornés, y comenzó en 1774. La remodelación afectó a elementos constructivos y ornamentales: los pináculos exteriores del templo, que fueron eliminados, las terrazas quedaron ocultas por tejados; en el interior se enmascararon las esculturas góticas, y un pilar del crucero fue reconstruido, porque amenazaba ruina.

Ya en nuestro siglo, y después de la Guerra Civil, el coro, situado en la parte central, fue desmontado: los órganos, que habían sufrido importantes daños durante el conflicto bélico, no fueron reconstruidos. En 1972 se emprendió una tarea de repristinación, bajo la dirección de Fernando Chueca Goitia.

Guía de Museos de la Comunidad Valenciana
Conselleria de Cultura, Educació i Ciència - València - 1991
El Museo de la Catedral